El sinuoso camino emprendedor y su plan de acción

El sinuoso camino emprendedor y su plan de acción

Yo nunca pensé que acabaría siendo emprendedora, aunque muchas veces fantaseaba con lo típico, y creo que lo hacemos todo.

¿Qué guay sería montar una casa rural, o un restaurante acogedor o una librería?

Pero se me pasaba por la cabeza y desaparecía rápido.

Y un buen día pasó casi sin pensarlo.

Acababa de ser madre. Empezaba el boom de los blogs de estilo de vida. Empecé a navegar, a explorar, una cosa lleva a la otra y acabamos creando el blog Kireei.

Y doce años más tarde si miro atrás veo un camino sinuoso, no una línea recta.

Nunca he sido de las que llegan directo a donde quieren llegar.

Mientras estudiaba la carrera tuve que trabajar para pagar los estudios, cuando me puse a trabajar de docente pasé muchos años de un lado a otro hasta tener un puesto fijo, cuando quise formar una familia lo hice en solitario y no sin dificultades, y el camino emprendedor ha sido un constante auto-aprendizaje con mucha prueba-error.

Y todavía es un camino con ventanas y puertas abiertas que quiero explorar.
Y llegamos a septiembre y de ahí un poco esta reflexión.
Septiembre es el mes que más se parece a enero en el sentido de inicio de año.
Y septiembre suele llegar con un plan de acción bajo el brazo.

Que levante la mano quién suele hacerse los planes de acción en septiembre como si fuese este mes el de inicio de año.

Y de alguna manera lo es. Yo ya he hecho el mío, durante el mes de agosto de manera bastante profunda, y ahora en septiembre lo pongo todo sobre el papel de manera más ligera, a modo de calendario.

Hoy os propongo un plan de acción cortito, que os puede poner foco para a partir de ahí ampliar. Al fin y al cabo lo importante aquí es eso, poner FOCO esa palabra que está tan de moda.

Es un plan sencillo, en el que anotar el QUÉ, CÓMO, QUIÉN, CUÁNDO, DÓNDE Y PORQUÉ.

Así de simple.

Mi modus operandi suele ser: “la vida es complicada y compleja, por tanto simplifícala”.

A veces necesitamos simplificar para poder enfocarnos mejor. Ahí va:

QUÉ
¿Qué dos o tres cosas queremos tener acabadas antes de cerrar el año 2020?
No penséis en cosas enormes, a veces no avanzamos porque nos ponemos objetivos demasiado grandes. Ponte un objetivo asumible, te frustrarás menos, y avanzarás más.

QUIÉN
Aparte de ti con qué otras personas necesitas contar para llevar a cabo lo que te has anotado en el apartado anterior. Por experiencia propia sé que es muy difícil llevar a cabo un proyecto en solitario, y aunque decidas tener un proyecto unipersonal te vas a tener que rodear de gente que te acompañe en el camino igualmente.

CÓMO
Anota aquí dos o tres maneras realistas que puedas poner en marcha. Si en los objetivos a corto plazo nos anotamos maneras no muy realistas la frustración nos paralizará pronto. Eso no quiere decir que el largo plazo no sea elevado, pero en el corto, hay que intentar anotarse las cosas lo más tangible y factible posible.
¿Cómo harás posible eso que te propones este trimestre? Intenta ser lo más específica posible.

CUÁNDO

Hazte un pequeño calendario mensual a grandes rasgos, semanal un poco más tangible y diario lo más tangible posible. En el diario incluye cada día al menos un item de trabajo profundo que puedas hacer en un par de horas en las que te blindas ese tiempo para apagar todos los ruidos y acabar lo que te propones hacer en esas dos horas.
No te imaginas lo que se avanza cuando en cada día metes solo dos horas de trabajo productivo.

DÓNDE
En qué lugares físicos o digitales tienes que aparecer o trabajar para que pase lo que te propones. ¿Dónde está la comunidad o comunidades en las que necesitas ser parte?

PORQUÉ
Este es uno de los más importantes. Sirve para revisar de manera más profunda lo que te propones porque a veces nos dejamos llevar por lo que creemos que deberíamos hacer y no escuchamos de verdad lo que queremos hacer. También es una buena manera de saber si lo que te propones es simplemente un paso más hacia donde de verdad quieres ir.

A mi me está pasando que conforme me acerco más al sitio donde quiero estar mas me doy cuenta de que lo que he hecho anteriormente han sido simplemente fases para llegar ahí.

Ahora mismo veo en mi horizonte acercarme al mundo rural, indagar más en proyectos de economía local, y acabar en unos años viviendo en el campo. Sé que lo que estoy haciendo ahora son pasitos para ir hacía ahí, y eso me tranquiliza porque sé que no pasará de la noche a la mañana.

Espero que este pequeño plan de acción os sirva para enfocaros ahora en septiembre que tenemos aún el verano pegado al cuerpo pero la mente nos dice ya que nos pongamos en marcha.

Esta semana lanzamos oficialmente nuestro workshop EMPRENDE CON TRIPLE IMPACTO. Puede que sea una buena idea ponerlo en vuestro plan de acción. En la web ya están abiertas las inscripciones, y estos primeros días con un 20% de descuento.

Un workshop como este te ayudará también en gran medida a poner foco y avanzar hacia donde quieres ir, que si formas parte de la comunidad Estelar, está claro que te diriges hacia crear un proyecto con impacto positivo que tenga sentido para ti y sea bueno para las personas y el planeta. O bien pivotar el negocio que ya tienes y darle más músculo y más relevancia.

Puedes inscribirte siguiendo este enlace.

El curso empieza en octubre. Este es uno de los testimonios de alumnas de la primera convocatoria.

« El workshop de Estelar ha supuesto una reconciliación con lo “empresarial” para mí. Los contenidos y la forma de explicarlos son profundos y muy amenos, es muy fácil avanzar porque todo se hace con una metodología muy práctica y los profesores están siempre accesibles para resolver dudas y profundizar en algún punto en concreto.
Pero sin duda lo mejor del workshop es la complicidad que se crea en la comunidad de alumnas y docentes. Aprendes tanto junto a tus compañeras como de ellas. Los testimonios de emprendedores invitados inspiran y motivan para el cambio de sociedad que entre todos podemos generar.
Y por último está la magia que crea Cristina en sus proyectos, su entusiasmo vital hacen que cada reunión del curso sea un chute de energía e ilusión.»
Rocio Raigada