El sector creativo necesita ser más creativo

El sector creativo necesita ser más creativo

Cualquier persona tiene en realidad un trabajo creativo, porque la creatividad no es solo dibujar, escribir, crear música, fotografiar sino imaginar, hacerse preguntas, crear nuevos modelos.

Por tanto todas somos creativas y podemos serlo aún más quizás no el sentido clásico de la palabra, sino en otro sentido. Más en el que comenta Seth Godin en su libro: “Linchpin”.

Un artista es alguien que da un paso, que idea e imagina, que no se conforma y no piensa que las cosas no pueden cambiar, que hace el trabajo emocional difícil de ponerse en situaciones desconocidas, proyectos que pueden funcionar o no, personas que desarrollan sus habilidades para encontrar soluciones a los problemas.

El proyecto “Transition Towns” está lleno de gente creativa, de artistas. Todas personas de a pie. En este proyecto se juntaron una comunidad de personas en la ciudad inglesa de Totnes y empezaron a hacerse preguntas del tipo ¿Te imaginas?, y a partir de ahí empezaron a nacer proyectos. La gente empezó a plantar árboles frutales en espacios públicos, a plantar verduras en la estación de tren, conectó a vecinos que querían atender huertos con vecinos que tenían jardín pero no lo estaban usando, hicieron un crowdfunding para comprar un molino, el primer molino en la ciudad de Totnes desde hacía más de 100 años y empezaron a moler granos autóctonos, organizaron un festival de comida que celebraba la comida que habían conseguido sembrar en Totnes.

Cuando los organizadores preguntaron a los participantes cuál era la parte que les gustaba más de ser parte del proyecto no decían que era el tema de solucionar el tema medioambiental, sino el sentimiento de pertenencia a una comunidad, la conexión con la gente. Sentirse parte de algo, o la historia de cambio que empezaba a nacer.

Una re-imaginación colectiva de lo que el futuro podía ser. La gente empezaba a contarse una historia distinta acerca de ellos mismos.

Y en el proceso, su sentido colectivo de lo que era posible empezó a cambiar.

Descubrieron que si suficiente gente se juntaba podían crear una historia diferente con experiencias colectivas de gente tratando de mejorar las cosas en la comunidad.

La belleza de “Transition” es que es un experimento. Nadie empezó con un guion en la mano.

En Totnes lo que quisieron hacer es encender una chispa en algo que desatascara el espíritu creativo, un nuevo sentimiento de posibilidad, una manera nueva y fresca de pensar en el futuro sin pensar que podría diseminarse a otros sitios. Pero sí que se diseminó.

Ahora el movimiento “Transition” existe en 50 paises. Cada grupo es diferente y emerge del espíritu y cultura de cada sitio.

Nuestro sector creativo puede ser más creativo, si aplica esta otra manera de ser artista, así de simple y así de complicado.

Todo lo importante es simple y complicado a la vez

El martes 31 de marzo nos juntaremos a las 18.00h en una reunión virtual llamada LABORATORIO DE LA IMAGINACIÓN. Nos vemos, tengo muchas ganas de compartir todo lo que he trabajado estos días para que vosotras os podáis unir a mi trabajo y avanzar juntas.

Cristina Camarena.