Pequeños proyectos, grandes propósitos

Pequeños proyectos, grandes propósitos

 

MANIFIESTO PEQUEÑOS PROYECTOS, GRANDES PROPÓSITOS

 

Podemos tener un proyecto pequeño que tenga un impacto positivo grande.

 

1.      SOMOS PEQUEÑOS/AS PERO PODEMOS SER FUERTES

Ser pequeño no quiere decir ser frágil. Sumar, sumar y sumar es la cuestión. Si tú tienes un local y yo tengo un proyecto educativo sumemos. Si tú sabes diseñar y yo socializar y tengo ya una comunidad de seguidores enorme, sumemos. Si tú tienes influencia pero no tienes proyecto y yo tengo proyecto pero no tengo influencia sumemos.

El enfoque para las pequeñas empresas (y más a partir de ahora) ha de ser fortalecerse, conseguir tener equipos (internos o externos) potentes, conseguir alianzas y colaboraciones para escalar la influencia.

Se puede ser un pequeño gigante.

* el término pequeño gigante viene del libro Small Giant: companies that choose to be great instead of big.

 


2.      ES MOMENTO DE ENTENDERNOS

Lo que acabamos de pasar con la crisis ha demostrado que para construir un futuro resiliente nos tenemos que entender. De hecho, no entendernos es el único mal del mundo, si lo piensas. Y el más complicado de resolver, por razones obvias.

La mente pequeña, la cortedad de miras, el ego personal, los intereses propios, la cultura del éxito individual, la mochila emocional con la que cargamos cada uno, la desconfianza y el miedo, las barreras que hemos construido que nos impiden abrir nuestro corazón y vulnerabilidad, la falta de habilidades para la colaboración.

Todo eso nos ha llevado a ser pequeños satélites que dan vueltas alrededor del universo, cada uno por su lado.

¿Te imaginas conseguir entendernos? Pequeños juntándose para hacer cosas grandes.

 

3.      LA ZONA MEDIA CADA VEZ TENDRÁ MENOS VALOR

Antes de la crisis ya era importante lanzar proyectos cada vez más especiales y remarcables, y ahora aún más.

Ahora son evidentes todas las cosas que en realidad no necesitamos ni nos hacen felices.

Necesitamos menos ruido y más música, está claro. Es hora de hacer música con nuestros proyectos y cuánto más especial mejor.

Ya no vale cualquier cosa. El mundo se va a polarizar aún más. Por una parte están las grandes marcas, a las que la gran masa seguirá, y por otra la de pequeñas marcas, muy muy especiales, a las que minorías seguirán en nichos o tribus.

La zona media cada vez tendrá menos relevancia. Hay que huir de ella.

 

4.      HAZ COSAS GRANDES, AUNQUE LO HAGAS EN PEQUEÑO

Cuánto más remarcable y especial sea tu proyecto menos te costará hacerlo rentable y consolidarlo. Los proyectos flojos necesitan hacer tres veces más esfuerzos para lograr vender y para lograr crecer.

Todo el esfuerzo que uses para construir un proyecto que valga la pena y esa es la parte difícil, se convertirá en fácil después.

Tendrás más ventas, y por tanto más solidez económica para seguir perfeccionándolo y eso a su vez te llevará a tener más ventas y notoriedad, la gente hablará del proyecto y ese es el mejor marketing.

Es el efecto “flywheel” o volante de inercia. Al principio cuesta girarlo, pero cuánto más fuerza haces menos fuerza necesitas hacer y más rápido puedes avanzar.


5.      TRABAJA LENTO Y SEGURO PERO HAZ SPRINTS DE VEZ EN CUANDO

Los mejores resultados a la hora de lanzar proyectos son los de las personas que pasan más tiempo en lo que de verdad importa, en los cimientos.

Es necesario detenerse y pensar bien ese ADN, de manera lenta y segura. Una vez hecho eso vale la pena hacer un sprint intensivo que te lleve al siguiente nivel, sea este lanzar, o construir cualquier proyecto complementario.

No es una maratón ni un sprint, son las dos cosas.

 

6.      LAS CONEXIONES VAN A TENER MÁS IMPORTANCIA QUE NUNCA

Quien sea más capaz de conectar será más capaz de crecer.

No hay crecimiento sin la ayuda de otras personas. Además, dar pasos para conectar con otros es el primer paso para crecer personalmente, porque cuesta, y todo lo que cuesta nos hace crecer. Es momento de empoderarse y liderar.

Los nuevos tiempos requieren nuevas habilidades y más liderazgo personal.

Abrazar el miedo y la inseguridad y tirar para adelante, viento en popa a toda vela.

 

7.      NO SE TRATA DE TRABAJAR MÁS, SE TRATA DE TRABAJAR MEJOR

Si trabajas muchas horas es porque estás haciendo todo en tu empresa, y no podemos ser buenos en todo.

Clarifica cuáles son tus dos o tres principales talentos y pon ahí todo tu tiempo, el resto lo han de hacer las personas que tienen sus talentos para esas cosas.

Si repartes tu tiempo en 10 tareas al día todas esas tareas te saldrán regular, mientras que si lo dedicas a 3 tareas no solo pasarás menos tiempo trabajando sino que podrás crear más impacto en tu empresa y crecer, porque estarás produciendo trabajo por encima de la media.

 

8.      NECESITAS DINERO PARA EMPRENDER, PERO NO TANTO

Casi todo lo que transforma un proyecto flojo en un proyecto remarcable no se compra con dinero.

Necesitas una base económica para conseguir algunas cosas que son indispensables pero todo lo demás depende del talento, del esfuerzo, del corazón que le pongas, de la habilidad para contar la historia de la empresa de manera que hagas que mucha gente se sienta identificada con lo que transmite tu proyecto y se conviertan en tu comunidad y clientes.

 

9.      NO HAGAS LO QUE TODO EL MUNDO HACE

No abras una tienda online porque ves en IG que medio mundo tiene una, empieza a pensar ya en el siguiente paso, en qué puedes montar para superar lo que no funciona en los negocios de ahora, sean lo que sean.

Y si montas una tienda online, por qué no, que sea una tienda online remarcable, que se cimiente en un proyecto con un propósito que resuene con mucha gente que se convierta en una comunidad de seguidores potente.

 

10.  RODÉATE DE UN BUEN EQUIPO

No es lo mismo emprender en solitario que emprender sola. Tu proyecto necesita buenas profesionales, sea permanentemente parte de tu empresa o sean freelances externas.

Punto y final.

 

11.  TEN UNA BUENA RUTINA DE TRABAJO PRODUCTIVO

Si cada día haces tres horas intensas de trabajo profundo ya no necesitas hacer más, el resto del tiempo lo puedes dedicar a trabajo más ligero.

Tres horas cada día dando lo mejor de ti es más que suficiente.

Y cuídate de manera especial. A veces pensamos que no pasa nada porque nos pasemos una temporada sin hacer ejercicio, sin dormir bien, sin comer sano. Pero si descuidamos eso cargamos aún más la máquina, y no podemos hacer el mejor trabajo posible.

 

12.  NO TE COMPARES CON LOS DEMÁS EMPRENDEDORES

Aprende de los mejores, pero no te compares con los que parecen tener más éxito.

No tomes las cosas de manera personal y no te juzgues ni juzgues a los otros. Mira la realidad de manera más objetiva. Lo que pasa fuera de ti no tiene que ver contigo.

Sigue tu camino sin dejar que te afecte lo que hacen los demás.

 

13.  A MEJOR MARKETING MÁS INFLUENCIA Y CRECIMIENTO ECONÓMICO

El buen marketing es provocar un cambio, mejorar la vida de la gente y esto no se provoca con la publicidad y el ruido, ni intentando escribir copy super comercial ni siguiendo las tácticas que están de moda.

Profundiza en qué cosas tiene tu proyecto que mejoran la vida de tus clientes, y pon ahí más leña en el asador.

Cuánto mejor sirvas a tu comunidad, y más valor les aportes menos dinero vas a necesitar para hacer marketing. Al final el marketing es el propio producto o servicio, ahí es donde hay que echar el resto.

 

14. TEN UN PROPÓSITO MAS ELEVADO Y ENTIENDE LA VISIÓN DE MUNDO DE TUS CLIENTES

Quien no sabe cómo es su cliente de manera profunda no puede ponerse en su piel y saber qué necesita, y saber cómo comunicarse con ella para que vea que tú tienes aquello que necesita.

El 25% de los consumidores a día de hoy ya compran en empresas con propósito. Quizás te parece poco, pero hace unos años era como mucho un 10% y dentro de unos años será el 50%, porque si puedes comprar algo y además mejorar el mundo, porque razón íbamos a comprar algo que no lo mejore.

 

15.  TEN UN CARÁCTER PROPIO

“Se tu misma, todos los demás están cogidos”.

Si algo nos puede llevar a resaltar, a fortalecernos, a tener influencia, a construir una comunidad y a lograr de verdad hacer posible un pequeño proyecto que dure en el tiempo, impacte positivamente, y te lleve a vivir la vida que quieres vivir es crear algo único, diferente, relevante y remarcable, y eso no se hace intentando ser como los demás, se hace maximizando lo que nos hace únicos y diferentes, y teniendo un proyecto difícil de replicar o imitar.

 

En Estelar hemos diseñado el Workshop EMPRENDE CON TRIPLE IMPACTO para que lo completes de principio a fin y evitar que la abandones.

Se trata de una formación online y experiencial con un enfoque especial: aprender haciendo o, lo que es lo mismo, learning by doing porque es la manera en la que las personas progresamos y cambiamos.
Tendrás detrás una comunidad de apoyo constante. Así, aprenderás de los tutores pero también de tus compañeros, como en la vida real.

Habrá clases en directo para llevar a cabo proyectos de manera colaborativa porque partimos de la base de que si queremos colaborar en nuestro día a día, tenemos que aprender a hacerlo.

Por todo esto, “Emprender con Impacto” no es una formación al uso.

Es una formación con mucha guía y feedback de los formadores, con una comunidad que conectar y que se apoya, y con un enfoque en los proyectos para adecuarlos a la nueva época a la que transicionamos.

Es un workshop que te permitirá mantener el foco y la intención y te llevará a la gente con la que sumar.

Un workshop enfocado a quien quiere crear un proyecto pequeño con grandes propósitos.

El día 4 abrimos matrícula, estad atentas, ya tenemos casi la mitad de las plazas reservadas.

En esta convocatoria cuesta 250 euros en vez de 500, queremos facilitar este primer grupo porque estamos seguros de que aquí saldrá una comunidad de pequeños emprendedores/as que colaboran y suman y que hacen posible sus proyectos.

Pequeños pero gigantes.

Cristina Camarena.