Sin categoría

¿Cómo nace COTÓ ROIG? ¿Cuál es vuestra trayectoria anterior que os hace aterrizar en el sector del textil sostenible?

Cotó Roig nace de la voluntad de crear un proyecto con compromiso social y medioambiental.

Yo venía del mundo de la cooperación internacional. La voluntad era volver a casa, pero seguir trabajando para tener un mundo un poco mejor. En esta búsqueda ocurre el accidente del Rana Plaza, en Bangladesh, y empecé un trabajo de investigación sobre el textil local y la producción del algodón más cercano. Quería hacer un proyecto textil basado en la trazabilidad de todo el proceso.

Delante del desconocimiento por mi parte de todo este mundo, me hablaron de Rosa Escalé, una histórica del mundo textil. Ella conoce el sector desde muchos puntos de vista, desde la fábrica a la moda internacional. Además, en 2008, creó una colección de cosas de casa basada en los básicos de toda la vida con la intención de recuperar a través de estas piezas nuestra memoria histórica. La colección es www.aixovar.cat.

Fui a conocer a Rosa y le expliqué la idea de hacer tejidos controlando toda la cadena de producción. Le encantó la idea y en un mes nos fuimos a Andalucía a visitar los campos de algodón y a buscar aliados para nuestro proyecto.

¿Creéis que cada vez hay más demanda de textil orgánico y más concienciación?

Creemos que hay más interés para saber cuál es el origen de los tejidos, donde, como y con que están hechos y quien los ha confeccionado. Pero también creemos que hay bastante confusión y que es necesario un debate profundo sobre qué es más sostenible para todo el mundo y qué no.

Nosotras, por ejemplo, trabajamos con algodón de producción integrada, no es orgánico, al principio tanteamos la posibilidad de trabajar con algodón orgánico turco, pero nos pareció que tenía mucho más sentido trabajar con algodón andaluz. Este algodón tiene una certificación en el proceso de producción, conocemos quien lo cultiva y es el más cercano que tenemos.

El algodón orgánico proviene en su mayoría de países en vías de desarrollo, donde es difícil que las personas que trabajan en su proceso de producción tengan las mismas oportunidades que nosotras.

En Andalucía se han hecho ensayos de algodón orgánico y los números de momento no salen. Aunque nosotras seguimos trabajando para que se siga con los ensayos.

Al final la sostenibilidad es mucho más amplia que el hecho de que algo sea orgánico o no.

En este país el sector textil ha ido menguando cada año, ¿creéis que especializarse en textil orgánico puede ser un camino para revitalizar el sector?

Yo creo que uno de los problemas de la industria local son los costes energéticos, que son muy elevados y la hacen poco competitiva. Sobre los costes de producción creo que es necesario hacer políticas enfocadas a dar valor a nuestra soberanía textil. Creo que es necesario especializarse en textil de calidad y sostenible, asegurando en todas las producciones la economía circular y la minimización del impacto de producción.

Por otro lado, hay que acercar la cultura textil al consumidor y trasmitir el amor a un oficio que no está en el sitio que se merece, que tiene una alta especialización y que es generador de creatividad desde el momento que se produce la materia base. Se conoce bastante el tramo final del diseño, el patronaje y la confección, pero no se tiene ni idea de la riqueza de todo el proceso y eso lo digo por experiencia propia.

¿Porque es tan difícil para las pequeñas marcas encontrar tejido sostenible y pequeños talleres en este país?

En primer lugar, porque creo que no hay una línea clara de lo que es sostenible o no. Existen unos parámetros básicos pero cada creador debe establecer sus pautas propias.

Por ejemplo, para nosotras que trabajamos básicamente con fibras naturales y principalmente algodón, muchas personas que nos contactan nos piden si hacemos tejidos con elastan. Para nosotras las mezclas no son sostenibles, porque consideramos que un algodón mezclado con una fibra sintética, no es fácilmente reciclable, por tanto, es algo que no vamos a hacer.  Podemos hacer un pantalón y ponerle goma, pero que esta se pueda separar fácilmente y reciclarse por otro camino.

Es difícil encontrar tejidos sostenibles, porque se ha basado mucho en el orgánico y en la certificación GOTS y creo que hay mucho más analizar.

En realidad, cada persona que quiere sumergirse en este mundo debería hacer un diagrama de su proceso de producción donde se tiene la trazabilidad. Si tienes la trazabilidad del producto puedes mejorar las cosas que estás haciendo, si no tienes información no sabes exactamente qué es lo que pasa.

Otro problema es que, si uno se enfoca en el textil orgánico, los precios son altos y es difícil ser competitivo.

En cuanto a talleres, se han puesto en marcha bastantes en los últimos años, pero por un lado faltan años de oficio. Una cosa es hacer bolsas y otra muy distinta es hacer pantalones, la exigencia del trabajo es diferente. Y por la otra es necesario cambiar el sistema de producción y hacerlo más horizontal, donde quien confeccione cobre el precio real del trabajo que hace y eso cambia los precios de venta.

Se sigue pidiendo escalado en función de las cantidades y, a mi entender, las personas que se dedican a la confección son personas, no son robots, por tanto, a partir del momento que tienen organizado el trabajo de la confección de una prenda el coste, ya sean 50 o 1000, sigue siendo el mismo, porque necesitan X tiempo para hacer cada pieza. Esto es una batalla bastante dificil de ganar.

¿Cuáles son vuestros retos más inmediatos después del momento de pandemia que vivimos?

Nosotras seguimos trabajando, a nuestro ritmo, probando productos nuevos. Ahora estamos trabajando para conseguir la certificación Ecolabel, la certificación de textil ecológico europea. Esto va a facilitar el acceso de nuestros clientes a certificarse a un precio asequible.

Otra de las líneas que queremos trabajar es la de crear curiosidad a los jóvenes sobre el mundo textil a través de la organización de talleres y charlas, para poder tener clientes de futuro informados.

¿Qué papel ha jugado en vuestro proyecto tener un plan de empresa y plan de comunicación?

Aunque a menudo vamos trabajando sin tener en cuenta estos planes, cuando volvemos a ellos vemos cómo han marcado la dirección del trabajo que hemos ido haciendo y cómo de necesarios son para llegar a nuestros objetivos.

Es necesario trabajar bien en estos documentos para poder visualizar donde quieres llegar y cómo quieres hacerlo.

HOY, 1 de JULIO, ABRIMOS MATRÍCULA DEL ESTELAR SUMMER FEST “BUENAS COMPAÑÍAS”

Un evento online con charlas, talleres prácticos y foro de comunidad que se celebrará desde el 13 al 17 de julio de 17.00 a 19.00 cada día. Además tendremos una jornada inaugural el día 11 de julio.

Cuesta todo una tarifa plana de 40 euros (30 euros si la compras hoy y hasta el viernes)  y el 50% de la recaudación irá destinada a financiar proyectos sociales en el vivero de Estelar.

Todo es online y quedará grabado para que puedas ver aquello que te pierdas por horarios.

Una semana de charlas y talleres intensiva te va a suponer un cambio sustancial por lo que ampliará tu visión y recursos a la hora de emprender con impacto positivo.

Dejamos atrás una historia que no nos sirve y iniciamos un camino hacia otras maneras de avanzar hacia un futuro que nos gusta más y no solo nos sirve a nosotros, sino a todo el mundo y al planeta.

Partimos desde la idea de que la empresa puede ser un agente de cambio potente si enfocamos nuestra actividad empresarial al impacto positivo.

Estos son los ponentes y formadores, podéis ver el programa AQUÍ y comprar vuestra entrada.

El programa resumido es el siguiente:

VIERNES 11 DE JULIO BIENVENIDA
Cristina Camarena, fundadora y docente en Estelar. Bienvenida. Buenas compañías para mejorar el mundo.
Ángela Palacios, directora, dramaturga y actriz. Monólogo: “Cómo ser ecológicamente coherente y no morir en el intento”

LUNES 13 DE JULIO
Miriam Moreno de Oushire. Facilitación online de comunidades
Albert Cañigueral de Ouishare. Futuro del trabajo
Diana Moret, de Pandora Hub. Emprendimiento rural e innovación social

MARTES 14 DE JULIO
Valentí Acconcia de Vannaco. Consultor en Crowfunding.
Gemma Fàbregas y Marie Anne Aimée de Yo también leo. Caso de éxito de Crowdfunding, aplicación para la lectura para niños/as con autismo.
David Pino experto en Cooperativismo y economía social
Francisco Esteban de Cooperativa Tarpuna. Agricultura social y ecológica

MIÉRCOLES 15 DE JULIO
Eusebio Martínez de la Casa de Recircula. Economía Circular
Luis López Aranguren de Altrapo Lab. Economía Circular
Mario Bescos, experto en innovación y estrategia. El origen de las sinergias, procesos cooperativos entre emprendedores

JUEVES 16 DE JULIO

Izaskun Rama de Zurekin Emprende. Modelo de negocio
Carlos Guerrero. Director de marketing en Elecproy. Estrategia de marca y redes sociales

VIERNES 17 DE JULIO
Luis Madrid y Jesús Carreras de Trilab. Escalabilidad en emprendimientos de triple impacto
Cristina Camarena. Fundadora de Estelar y Savanna books. PONENCIA FIN DE LAS JORNADAS. Construcción de comunidades para el impacto social positivo

Este verano vas a necesitar una buena excusa para salir del modo pantalla, y nosotras te la vamos a dar.

Apúntate al Estelar Summer Fest y únete a la comunidad de personas que mejoran el mundo con su trabajo. Puedes apuntarte haciendo clic aquí.

Un abrazo,

Cris Camarena

Estrenamos en el blog la publicación de una entrevista mensual que haremos a proyectos que hemos conocido y queremos conocer mejor, siempre bajo la óptica del impacto social.

L’ARADA, CREATIVIDAD SOCIAL
L’Arada es una cooperativa con base en Cataluña centrada en la comunicación social, la innovación y estrategia, la acción local, la participación comunitaria y la acción conjunta.
No puede gustarnos más este punto de partida, ni estar más alineados con ellas.

Primero de todo, ¿nos explicáis en qué consiste L’ARADA?
L’Arada creativitat social es una cooperativa de trabajo sin ánimo de lucro y de iniciativa social que desde las prácticas propias de la Economía Social y Solidaria, se dedica a la promoción social y comunitaria de colectivos, territorios, pueblos y barrios, acompañando espacios de creatividad social y acción colectiva.
Somos un equipo multidisciplinar, proveniente de los campos de la ecología, las ciencias ambientales, la sociología, las ciencias políticas, del diseño y comunicación gráfica.

¿Cuáles son los principales valores que queréis transmitir?
Somos un proyecto colectivo donde los diferentes miembros del equipo ponemos nuestro trabajo a disposición de pueblos, barrios y ciudades.
Trabajamos la promoción comunitaria y sostenible del territorio y lo hacemos desde diferentes aproximaciones: con procesos de participación social y de acción colectiva del territorio, de diálogo y reconstrucción del contorno social o con la recuperación y visualización de la memoria popular.
Todas nuestras intervenciones se basan en la creación y fomento de espacios de creatividad social.

¿Por qué decidisteis convertiros en cooperativa? ¿Qué beneficios creéis que tiene?
Creemos que un modelo cooperativo es beneficioso para los miembros de la cooperativa, los trabajadores, los consumidores, la sociedad y el entorno.
En esencia, la economía social y solidaria es aquella al servicio de la vida, de la gente, de la justicia y promoción social, y no al servicio de la búsqueda de beneficio.
Nuestros valores como cooperativa se basan en la honestidad, la transparencia, la democracia, el compromiso, la corresponsabilidad y la solidaridad.

¿Cómo desarrolláis vuestras habilidades colaborativas y de trabajo en equipo para maximizar vuestros esfuerzos y hacer más eficiente la empresa?
Trabajamos en red con alianzas entre agentes y sectores locales y también nos centramos en la acción participativa con estos agentes locales.
A nivel interno, nos dividimos por responsables de áreas de trabajo y responsables de procesos internos, desde el seguimiento de la tesorería hasta los contactos con proveedores de servicios. Tenemos una persona que se dedica a los temas administrativos y contables, un socio encargado de la coordinación global y una socia que se encarga de la comunicación y el diseño. Actualmente estamos en un proceso de análisis estratégico y pendientes de abrir nuevos espacios de gestión y comunicación interna.
Para los proyectos, asignamos una persona socia responsable, organizándose por equipos de trabajo, y manteniendo un seguimiento del mismo.
Nos resultan imprescindibles espacios de coordinación formales, como son las reuniones periódicas, para facilitar el seguimiento por proyectos y con visión conjunta. De manera mensual los responsables de los proyectos exponen el plan de trabajo a medio-largo plazo, y semanalmente revisamos urgencias y desbordes no previstos para dar respuesta a sus términos, identificando cables que podemos echarnos unos a otros.

¿Creéis que el sistema cooperativista hace que los emprendedores puedan ser más resilientes en periodos de crisis como la que estamos viviendo ahora?
Sí. Sin duda, pero más que el sistema cooperativista debemos hablar de prácticas de economía social y solidaria.
Pensamos que es interesante reforzar la idea de que la resiliencia también
la construimos de distintas formas:
– Basándonos en la diversidad y su activación
– La activación de redes de solidaridad
– La activación de entornos organizativos democráticos, soberanos y abiertos a la comunidad.
– La no ánimo de lucro (no propio de todo el sistema cooperativista en general)

Vivimos momentos en los que enfocar la empresa a un impacto social y medioambiental es fundamental, ¿qué consejos darías a alguien que quiere transicionar hacia este modelo?
La transición hacia este modelo no puede ser sólo una hoja de ruta. A grosso modo no se trata de un modelo sino de un objeto social. Creemos que forma parte de los valores originarios que otorgamos a nuestro trabajo. Si percibimos el trabajo como aportación que hacemos hacia nuestra comunidad y al mundo en general, este lleva implícita la maximización del impacto social y de prácticas ecológicamente sostenibles.

¿Qué acciones o herramientas utilizáis desde L’ARADA para promover el trabajo en red dentro de un territorio?
Organización participativa de proyectos, reconocimiento de las diversidades, plenarios y encuentros abiertos generales. Animamos a sumar esfuerzos para hacer avanzar un
territorio. Un ejemplo concreto podría ser el proyecto Territori de Masies: https://territoridemasies.cat/

Habéis llevado a cabo proyectos de memoria colectiva muy interesantes, algunos de carácter inter-generacional, ¿os gustaría destacar alguno?
El primer proyecto de memoria popular que hicimos es el Proyecto Molsa – Recuperación de la memoria popular de la Molsosa y alrededores, en 2009, en la comarca del Solsonés (Cataluña). Durante dos años el proyecto formó y acompañó a los vecinos en las entrevistas a personas mayores y en la edición de una publicación final y un audiovisual. En total se entrevistaron a más de veinte personas, y se creó un archivo de memoria popular.
Hoy el proyecto Molsa continúa con la organización anual de talleres de fotografías antiguas, que se ha extendido a otros pueblos donde trabajamos desde el proyecto ACTUA.
“Memoria y paisaje en Sant Mateu de Bages”, es otro proyecto que, iniciado en 2014 y
basado también con metodologías participativas y de gestión popular, ha iniciado una colección de memoria popular de los pueblos del municipio que cuenta ya con dos ediciones.

¿Cuál creéis que es el siguiente reto para vosotros como cooperativa?
Queremos seguir contribuyendo a maximizar las posibilidades de apropiación social y colectiva del futuro de los pueblos, villas y ciudades. Y hacerlo desde un equipo diverso que proteja el dinamismo social. Queremos promover modelos alternativos que fomenten la economía solidaria, tanto desde su divulgación como desde el acompañamiento.
Por otro lado, queremos mejorar los procesos de organización y comunicación interna y la planificación estratégica. Vaya, podríamos hablar de la necesidad de planificar y sistematizar procesos, porque en este sector-trabajo en comunidad es fácil desbordarse.

¿Qué proyectos os inspiran?
A nivel de inspiración, más que inspirarnos proyectos concretos, nos inspiran movimientos populares. Aquellos movimientos que, sin demasiadas pretensiones más que las de mejorar el bienestar social de la comunidad, han querido apropiarse de su realidad.
Podríamos destacar el proyecto de Coop57, de autogestión financiera al servicio de la Economía Solidaria de Cataluña y toda España. Sin duda es responsable del mantenimiento de gran parte del movimiento social y de la economía solidaria, y con unos principios éticos de solidaridad, igualitarismo, y de compromiso impolutos y esperanzadores.

 

En los últimos dos años he realizado varios cursos como alumna que me han proporcionado un network de contactos super valioso.

Sabéis que necesitáis encontrar a las personas que os hagan avanzar con vuestro proyecto. Pues bien, a veces se encuentran en los sitios que menos te lo esperas, en un curso, por ejemplo.

Estos son los tipos de cursos en los que me he fijado a la hora de diseñar el primer workshop de Estelar.

Los cursos donde no aprendes sola, sino en comunidad y en los que los contenidos van unidos a prácticas, donde hay apoyo de los profesores y no te quedas sola ante la hoja en blanco.

Por eso se llama workshop y no curso, porque va de empezar a hacer. No solo de recibir conocimientos pasivamente, sino de activarte para crecer desde el minuto 1.

Hoy jueves 14 de mayo estamos a horas de cerrar matrícula, y este workshop no lo vamos a repetir hasta el 2021, y costará el doble, que es el precio que ha de costar una formación tan completa.

Además de esta convocatoria saldrán colaboraciones y sinergias, incluso con Estelar, que aprovecharéis los y las primeras valientes.

Estás a un paso de estar dentro, haz clic aquí para inscribirte, te esperamos dentro con muchas ganas de tramar cosas buenas.


Un abrazo,

 

Cristina Camarena.

 

Hola,

Esta ilustración de @brenna_quinlan (ilustradora australiana a la que sigo desde hace un tiempo) muestra un poco “el viejo mundo” y “el nuevo mundo” en este caso en cuánto al sistema de comida, food system.

A mi que me gusta mucho establecer paralelismos esta imagen me viene que ni pintada para visualizar el tercer pilar del que os hablé el otro día en la charla de zoom, el del network de sinergias.

Si en vez de Food system lo cambiáis a network de pequeñas empresas, o sinergias con pequeñas empresas ahí tenéis lo que os comentaba.

Un sistema resilente no va de arriba a abajo, de manera jerarquizada, es más bien una red. Se ve claro porque es resilente y no frágil, aunque una rama caiga el resto va a sujetar esa red, mientras que en el de vieja escuela, si un paso falla se corta todo.

El mismo paraguas, abanico o red lo podéis visualizar para vuestro propio proyecto. Y eso tiene que ver con el primer pilar que os comenté. Vuestro propio proyecto individual también lo podéis montar en forma de red resilente, y si falla algo el resto sujeta el todo.

No se monta una red en dos días, ni en tres tampoco, pero eso ya lo sabemos.

El primer paso sí que se hace en un día, o en un segundo, porque es la decisión de meter cabeza en esta nueva escuela, y Estelar es esa nueva escuela en la que empezaremos a tejer esa red, tanto colectiva y colaborativa, como individual dentro de vuestros proyecto.

Hoy  jueves 14 de mayo cerramos la matrícula del Workshop de Estelar, EMPRENDE CON TRIPLE IMPACTO, es momento de decidir dar ese paso y entrar en esta comunidad para cambiar las cosas, tanto las tuyas como las del mundo.

Porque una cosa va ligada a la otra.

Por cierto seguid a @brenna_quinlan en IG, publica regularmente este tipo de ilustraciones, sobre todo relacionadas con la agricultura regenerativa y la cultura colaborativa.

Un abrazo, nos vemos dentro.

 

Cristina Camarena.

La clase de ayer de Zoom gratuita se llamaba “Explorando proyectos sociales”. Duró más de una hora y es difícil sintetizarlo todo en un post pero ahi van tres pilares importantes de los que hablé empezando a hablar con esta cita de Seth Godin “El secreto del liderazgo es simple. Haz aquello en lo que crees. Pinta un cuadro del futuro. Ve allí. Otros te seguirán”

Escogí esta cita porque contiene casi todas las claves para construir comunidad.

¿Cómo conseguirlo? Ahi van de manera muy resumida tres pilares.

1. TU PRODUCTO/SERVICIO Y EL PARAGUAS QUE ABRES
Lo que tu ofreces a tu cliente con tu proyecto ha de ser indiscutiblemente bueno, eso de entrada, ha de tener mucha potencialidad, y por otra parte aún le puedes sumar un amplio paraguas o abanico de canales para que si te falla uno tengas los demás, y para que se convierta en un proyecto 360 grados que no dependa solo de una cosa.

2. EL ENFOQUE SOCIAL QUE LE DES
Esto es lo que veremos en la parte teórico-práctica del curso Emprende con impacto, es lo que marcará una diferencia entre un proyecto normal y un proyecto que de entrada ya sobresale porque mejora el mundo.

3. EL NETWORK DE SINERGIAS QUE CREES
Lo que propondremos en nuestro curso de triple impacto es este brazo que pensamos que le falta a muchas formaciones y es las personas que vas a conocer en el curso, incluyéndonos a nosotros, y que pueden suponer tu network de contactos para compartir recursos o incluso para convertirse en clientes los unos para los otros, o crear partnerships para completar ese paraguas del que hablaba al principio.
En definitiva este curso cumple un poco lo de la cita del principio, os reforzará vuestro liderazgo, os ayudará a crear esa visión de futuro que tenéis con vuestro proyecto, y os dará los instrumentos que necesitáis para darle forma y presentarlo al mundo.

 

Mañana jueves 14 de mayo cerramos la matrícula, os podéis inscribir AQUÍ.

Sigo dándoos la lata para que os apuntéis porque estoy segura de que este workshop supondrá un antes y un después para vosotros/as.

 

Cristina Camarena.

Hola,

Espero que hayáis tenido un fin de semana agradable. Aquí en Altea ha llovido pero no ha durado mucho, mientras escribo este texto luce el sol.

Os debe haber descolocado el título. Es sobre una anécdota que descubrí en un curso que hice como alumna (yo también hago muchos cursos como alumna, es para mi la manera más rápida de crecer).

En el curso nos contaron esta anécdota. Cuentan que Charles Saatchi, de una de las agencias de publicidad más famosas del mundo vio un señor en la calle pidiendo dinero, con este cartel.

ESTOY CIEGO, POR FAVOR DAME DINERO

Se fijó en el y vio que no tenía mucho éxito.

Al poco tiempo lo volvió a ver y el cartel había cambiado y ahora decía

ESTOY CIEGO Y ES PRIMAVERA

En esta ocasión vio que tenía mucho más éxito.

Independientemente de que la anécdota sea cierta o inventada, aquí tenéis la diferencia entre vender y hacer marketing.

A veces con una única frase o en este caso anécdota puedes entender mejor las cosas que leyéndote un libro entero.

Pero la verdad es que para hacer buen marketing, yo he leído un montón de libros y he asistido a un montón de cursos y noto que con todo ese bagaje es cuando una sencilla frase hace click, no sé si la hubiera entendido del todo sin ese bagaje.

Esta semana cerramos la matrícula de nuestro Workshop Emprende con triple impacto, el curso del que os estoy hablando estos días y del que os estoy dando tanto la lata.

El marketing en este curso va a estar presente de manera transversal en todo lo que hagamos, porque cuando entiendes bien lo que es el marketing y cómo se ha de hacer ves que está presente en los negocios desde el minuto 1 y lo envuelve todo.

A mí me gusta tanto el marketing porque a través de esta disciplina que parece de entrada fría y agresiva he entendido un sinfín de cosas sobre comportamiento humano, que es lo que me gusta, y me atrevo a decir que sobre filosofía de vida.

Porque el marketing no está presente en en el negocio desde el minuto 1, está presente en la vida desde el minuto 1. Mi hijo cuando me quiere pedir algo ya me entra con la frase: “mamá, te voy a hacer un poco de marketing…”

Y en los proyectos sociales el marketing bien hecho es esencial, porque no se trata de vender, se trata de mostrar la importancia de las cosas, como hacía el señor ciego.

Podéis inscribiros al workshop haciendo clic aquí, Si tenéis alguna pregunta no dudéis en hacérmela escribiendo a hola@estelar.org.

Un abrazo y buena semana,

 

Cristina Camarena.

 

PS: esta semana vamos a hacer dos clases gratuitas en Zoom, una el martes y la otra el jueves, estad atentos, enviaremos la invitación por email. Si aún no estáis suscritos podéis hacerlo aquí.

 
Nota: Este editorial lo escribí hace dos años pero podía haberlo escrito ayer.

Dicen que con la edad uno se vuelve más conservador, pero yo cada día que pasa me siento más radical, más adolescente. Por suerte.

Una de mis lecturas más interesantes este año ha sido “Nueva ilustración radical”, de la filósofa Marina Garcés. Ha sido uno de esos libros que te da un mazazo en la cabeza, en el buen sentido.

Se lo recomiendo a todo el mundo. Es una lectura imperdible para entender qué está pasando ahora mismo en el mundo.

No hay duda de que nuestra civilización está en una crisis profunda de todo tipo, con un recorte en lo que supuso la Ilustración en el siglo XVIII. Una época centrada en la razón y la crítica a lo establecido. “Un nuevo autoritarismo penetra la sociedad” dice Marina Garcés, refiriéndose al estado actual de las cosas. “Estamos a las puertas de una rendición, la rendición del género humano en cuanto a la tarea de aprender y autoeducarse para vivir más dignamente. Ante esta rendición, propongo pensar una nueva ilustración radical. Retomar el combate contra la credulidad y afirmar la libertad y la dignidad de la experiencia humana que es capaz de aprender por sí misma. En su momento este combate fue revolucionario. Ahora es necesario “.

Esta situación no cambiará con tibieza, ni siguiendo las mismas reglas del juego. Unas reglas que favorecen siempre a los mismos, los poderosos, y perjudican siempre a los mismos, los oprimidos.

La banca siempre gana, como metáfora de este estado actual de las cosas.

Abogamos cada vez con más fuerza por una nueva ilustración radical que combata la credulidad y que tenga a la crítica como único credo. Goliat necesita un mundo adormecido y acrítico para continuar siendo Goliat, un mundo que elige el escapismo como tabla de salvación.

“La nueva ilustración radical no es ilusa, es combativa” dice Marina Garcés.

En este número la mayoría de los artículos giran en torno a esta idea, la de no rendirse, la de no permanecer al margen.

No escapemos.

No nos rindamos.

Seamos radicales.

Cristina Camarena.