Ilustrador, fotógrafoa, diseñadora desesperándose porque la base de seguidores de su Instagram no crece, incluso decrece.
¿Quién no se ha sentido así?
Desespera ver tu base de seguidores en IG creciendo gota a gota o incluso decreciendo.
Y pasa el tiempo y poco cambia, y rebajamos nuestros servicios, hacemos promociones, intentamos hacer colaboraciones o pasamos el día creando contenidos para redes con la esperanza de que sean lo suficientemente buenos, o tengamos la suficiente gracia para atraer a seguidores.
No hay grandes secretos para que una cuenta de IG crezca exponencialmente. Delante de vuestro ojos están las claves de porqué algunas crecen y otras no.
Está claro que se pueden hacer cosas pero no son de varita mágica, conllevan mucho tiempo y esfuerzo, y gracia, y talento, y carisma social, y muchas cosas más.
Basar el éxito de nuestro proyecto en hacer crecer nuestra base de fans diría que es contraproducente. El único activo que tenga nuestro proyecto no debería ser solo seguidores en redes.
En la nueva plataforma de formación que estamos a punto de lanzar no tenemos una varita mágica.
Proponemos enfocar este tema de otra manera.
Hasta ahora mi formación se enfocaba en usar el marketing como instrumento para aportar valor. Con los nuevos cursos que lanzaremos en la nueva plataforma de formación, doy otro paso, tener un equipo de formadores con enfoque social y medioambiental, para aportar incluso más valor.
Para poder salir de ese callejón sin salida que supone hacer “lo de siempre”, de esperar “el milagro”, de sentir que no estás haciendo con tu vida todo lo que quieres hacer, y de sentir que trabajas 24 horas al día, con pocos resultados.
La nueva plataforma es la formación que yo quiero para mí y para las que estáis aquí, y os conozco de todos estos años. Porque sé que estáis deseando un cambio.
La nueva plataforma es para que no os quedéis en un perfil bajo con vuestro trabajo sino que alcancéis vuestro máximo potencial y montéis proyectos de peso, que mejoren las cosas.
Para que vuestra máxima preocupación no sea estar encima de las redes sociales en todo momento.
Proyectos de peso y de calidad, que mejoran el mundo, con retorno social y medioambiental son el primer paso. Los seguidores y comunidad se construirán alrededor de eso. Porque se sentirán parte de tu proyecto.
Y tu no tendrás que apostarlo todo a redes sociales.

De jóvenes queríamos cambiar el mundo. Y de repente el mundo se acaba. Parece ser que lo hemos cambiado, pero a peor.

En el último año hemos visto con estupor y pánico que el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad han de remitir antes de una década.
Somos la última generación que puede poner en marcha medidas tan urgentes como inaplazables. Hemos salido a la calle en masa para demandar a los gobiernos legislaciones directas, pero no es suficiente: tenemos que cambiar también a nivel individual y como empresas.

Dicen que vivimos un momento crucial, de transición a un nuevo modelo de sociedad.

Yo quiero recuperar a aquella joven que quería cambiar el mundo y colaborar activamente, no solo protestando, sino haciendo.

Y no ser espectadora pasiva de esta transición.

Ya no basta con protestar. Este momento de transición llama a la unión de fuerzas y a romper esquemas, a romper con las viejas estructuras que nos han llevado al desastre.

Y buscar soluciones y ponerlas en acción.

Decía Buckminster Fuller “No intentes cambiar un sistema, construye uno nuevo que deje el anterior obsoleto”.

¿Puede una fotógrafa crear un programa educativo que lleve la fotografía a los jóvenes como instrumento para la transformación social?

¿Puede una diseñadora crear talleres de inserción para mujeres en situación de riesgo social?

¿Puede un arquitecto/a crear un proyecto de recuperación de un pueblo abandonado en el que crear un hub de emprendiduría rural?

¿Puede una profesora/editora crear una plataforma para emprendedores que además de dar formación sea un vivero de proyectos sociales y medioambientales?

Podría poner y pondré un montón de ejemplos como estos.

En una semana lanzamos la nueva plataforma. Para empezar a actuar cambiando las cosas con nuestro trabajo.